María Irigoyen quedó rápidamente eliminada del torneo de dobles del Abierto de Australia, pero aún así, no cesa en su objetivo de meterse entre las 50 mejores doblistas del mundo. Este tema, entre otros, fue abordado en su rueda de prensa.

P: ¿Qué tal tu experiencia en en el Abierto de Australia?

María Irigoyen: El torneo obviamente que lo disfruto mucho, es muy lindo. Pero bueno, también estoy con bronca porque no estábamos para perder en primera rueda. Obviamente en el sorteo te puede tocar cualquier pareja, pero justo nos tocó una de las mejores, que venían de hacer final en Sydney y tuvieron buenos resultados. El sorteo no nos favoreció.

P: ¿Cómo sigue tu calendario?

MI: Ahora voy a jugar la Fed Cup y después hago una gira WTA que empieza en Río de Janeiro, sigue en Acapulco y termina en Monterrey.

P: Te toca ser la cabeza del equipo en la Fed Cup. ¿Cómo imaginás las series que van a disputar en la zona americana?

MI: Esta Fed Cup va a ser totalmente diferente porque el objetivo del equipo no va a ser buscar el resultado, sino comenzar un nuevo ciclo, y darle lugar a las chicas que vienen. Yo voy a estar para dar una mano. De todos modos creo que tenemos un gran equipo, más allá de que los rankings no lo demuestren así. Pero lo más importante es darle lugar a las chicas como Julieta Estable, Nadia Podoroska o Catalina Pella. Tienen que empezar a ser protagonistas.

P: Cuando termine tu carrera profesional, ¿te gustaría ser capitana de Fed Cup?

MI: Sí, me encantaría. Hoy en día no estoy para nada preparada, pero de acá a unos años podría serlo. También me gustaría trabajar con hombres.

P: ¿Te gusta la docencia en el tenis?

MI: No sé si me gusta del todo. Es un ambiente difícil y no sé si me veo viajando 30 semanas al año en este ambiente. De todos modos al deporte lo amo, con lo cual son sentimientos un poco contradictorios. Veré cuando me retire qué es lo que siento, y ahí elegiré un camino.

P: ¿En qué momento sentís que estás de tu carrera?

MI: Estoy disfrutando mucho. Es raro, porque siento que estoy en el final de mi carrera, pero a su vez en mi mejor momento. Entonces es divertido, porque no siento presión. El día que sienta que llegue a mi techo, o que tenga otro sueño por delante, será el momento de mi retiro. Por ahora me siento bien jugando dobles y quiero meterme entre las mejores 50 del mundo. A fin de año veré como me siento, y en base a eso veré que hago.

P: Obviamente no pensaste en ponerte una fecha para el retiro …

MI: Este año dije que todo 2016 y un poquito de 2017 iba a ser lo que me quedaba de carrera profesional, pero no puse una fecha definitiva. También dependa de como me sienta y como me vaya en dobles. Si me va muy mal, bueno, veremos que hacemos.

María Irigoyen tiene 28 años, ocupa el puesto 200 del escalafón de singles en la WTA y 62 en el ranking de dobles. Además tiene un título en esta especialidad.

(Foto: Getty Images)