Dicho torneo podría mudar su plaza para que se juegue una semana antes del US Open.


La pandemia mundial ocasionada por el coronavirus está generando desmanes en el calendario tenístico. En Estados Unidos, el país más afectado por el virus en la actualidad con casi 2 millones de contagios y más de 100 mil muertes, los directivos de la USTA (United States Tennis Assotiation) están haciendo malabares para salvar dos de los torneos más importantes que ostentan.

Ante la falta de confirmación aún para que se juegue el US Open 2020, se deslizó que el Masters 1000 de Cincinnati podría mudar su plaza a Nueva York para que ambos certámenes se jugasen en semanas consecutivas en la misma ciudad y así evitar el traslado de los jugadores, según adelantó The New York Times. Esta posibilidad ya le fue comunicada a la ATP y WTA para su análisis.

Daniil Medvedev con la copa de campeón 2019. Cincinnati es uno de los tres Masters 1000 que se juegan en los Estados Unidos. (Foto: RTVE España)

En principio, el Grand Slam norteamericano se disputaría del 24 de agosto al 13 de septiembre; mientras que Cincinnati lo haría una semana antes, del 17 al 23 de agosto. De igual forma, todavía resta confirmar si finalmente se llevará a cabo el Abierto de Los Estados Unidos, que esta semana filtró algunas medidas que se tomarían para que pueda desarrollarse. Por ahora, no hay nada oficial.

Foto principal: ATP