Argentina irá en busca de un lugar en el Grupo Mundial de la Fed Cup 2021.


Con un corte de pelo pendiente dando vueltas en el aire y la mirada inminentemente puesta en el mes de abril, Mercedes Paz desborda una tranquilidad envidiable por los pasillos del Argentina Open. La capitana, líder y hacedora de un grupo humano conformado por mucho más que cinco chicas escoltadas por un equipo de trabajo inseparable. Un equipo empujado y empujando a todo el tenis femenino argentino que la semana pasada logró algo que hace tiempo se venía negando a nivel selecciones, decirle adiós a la zona americana de Fed Cup para comenzar a discutir un lugar más importante en la elite mundial. Claro está que, antes de seguir idealizándose en ese soñado escalón, primero habrá que sortear a un rival difícil pero que, según Mecha, pudo haber sido peor.

“Yo veía a los posibles rivales y teníamos a dos ex número uno como Simona Halep y Naomi Osaka entre las posibilidades. Y a pesar de que Kazajistán es dificilísimo, está bueno. Tienen a tres jugadores en el TOP 65, dos de ellas TOP 35. Pero más allá de eso, ser locales es genial porque así la gente empieza a conocer a las chicas. Me imagino a Nadia (Podoroska) y Paula (Ormaechea) con mucho público para motivarse y agrandarse. Para todo el equipo que le toque estar va a ser un honor jugar con un marco tan lindo. Ya me lo estoy imaginando”, analiza la tucumana.

La conformación de un grupo a veces se torna una cuestión complicada de descifrar. En palabras de la propia Mecha, cada uno cumple su rol. Las chicas, por supuesto, también: “Junior (Lourdes Carlé) es la más pícara. Guille (Naya), la más callada. Vito (Bosio) es alegría pura. Nadia, la más seria. Y Paula es la de más carácter”, detalla entre risas. Y complementa: “Un equipo es eso, cuando cada uno aporta lo que tiene que aportar. Cuando alguien no jugaba, siempre apoyaba desde afuera”.

El club Palestino de Santiago de Chile fue el recinto donde la selección argentina de tenis femenino logró su lugar en el repechaje por un lugar en el Grupo Mundial. El 17 y 18 de abril próximo, las capitaneadas por Mercedes Paz recibirán al combinado de Kazajistán con la misión de completar el sueño preestablecido para este 2020. Sin embargo, antes que nada hubo un camino que recorrer, primero en Argentina, y después en Chile, donde la solvencia y liderazgo de Nadia Podoroska y Paula Ormaechea sumado al empuje valioso de todo el team en su conjunto catapultó a conseguir la clasificación de manera invicta:

“Fue fundamental la etapa que tuvimos primero en Buenos Aires, y segundo en San Luis para armar el grupo humano. Yo creo mucho en esa mística. Ya tuvimos la experiencia de los Juegos Panamericanos junto a los chicos también. La idea era que fuese una semana inolvidable. La Fed Cup es totalmente distinto a competir en el circuito. En el tour estás con tu propio equipo de trabajo y muchas viajan solas. Para ellas formar parte, de repente, de un grupo de trece personas que están detrás tuyo y haciendo lo que le corresponde a cada uno las hacen sentir super jerarquizadas. Se llevan muy bien, el ambiente fue muy fácil de sobrellevar y muy fluido. Era cuestión de conocernos y encontrarnos. Tuvimos un lindo cierre cuando ganamos y cumplimos con el objetivo. Es un lindo recuerdo que tiene que quedar de por vida. A veces vivimos en una vorágine intensa y nos olvidamos lo que logramos en una semana. Fue extraordinario”.

“Que de la mano de Mecha Paz, todos la vuelta vamos a dar”. El clima vivido en las tribunas estuvo bajo el aliento constante orquestado por su hijo y su marido. Mercedes luce un semblante de Paz, una estirpe copera necesaria para este tipo de logros. Y esto es solo una rama del árbol:

“Si me hubieran dicho que en un año estaba jugando en el Grupo Mundial, les hubiera dicho que están locos. Se han logrado un montón de cosas. En septiembre del año pasado se presentó el Programa del tenis femenino 2019-2025 y desde ese momento apuntamos a tener jugadores disputando Grand Slams y del ascenso en la Fed Cup. Y ahora la tenemos a Nadia con un arranque de año muy bueno y ya prácticamente adentro de las clasificaciones a los Majors y Paula, que si está sana también puede estar en ese grupo. Estas cosas tienen que tener un efecto contagio en las demás. Lo que hizo Nadia la potencia mucho. De ahí para abajo hay muchos proyectos de chicas que juegan muy bien. Hay mucha gente bancando al tenis femenino. Tienen que saber que hay proyectos y talento. Es un excelente momento de la mujer”.