Muguruza, más difícil que el frontón

0

Garbiñe Muguruza limpió en una hora y tres minutos a la talentosa Ana Konjuh y se metió en las semifinales del Abierto de Stanford. Pero lo que más impresionó es la contundencia de la campeona de Wimbledon y la manera en que se cerró el partido.

 

Desesperada por las devoluciones de la número cuatro del planeta, la croata empezó a pegarle y pegarle a la bola, con el fin de romper la barrera de la española, sin embargo, la imprecisión se apoderó de ella luego de haber arriesgado más de la cuenta y el encuentro finalizó 6-1 y 6-3.

Foto: WTA