Andy Murray se metió en la final de Miami tras derrotar a Tomas Berdych por 6-4 y 6-4 en la primera semifinal. Es la segunda final de la temporada para el escocés, su n°13 en Masters 1000 (la primera en esta categoría desde Miami 2013).

Los dos parciales arrancaron de la misma manera: con tres quiebres seguidos. Después, Murray se mostró el más sólido de los dos, muy eficaz con su saque (terminó el partido con 70% de primer servicios) frente a un Berdych errático, que terminó con 26 errores no forzados.

Murray espera por Novak Djokovic o John Isner, que chocarán desde las 20hs de Argentina.