Luego de su victorioso debut en primera ronda del Abierto de Australia, Rafael Nadal no pudo contener la risa cuando descubrió a un periodista italiano que se había quedado dormido.

Le dió la bienvenida cuando el periodista se despertó.