El rey de la tierra batida confirmó que se perderá lo que queda del 2021 por molestias en su pie izquierdo.


“Hola a todos: quería comunicaros que desgraciadamente tengo que poner fin a la temporada 2021. Sinceramente llevo un año sufriendo mucho más de lo que debería con con mi pie y necesito tomarme un tiempo”.

Después de bajarse de Wimbledon y los Juegos Olímpicos en Tokio, el múltiple campeón de Roland Garros le puso fin a la temporada a través de un video publicado en redes sociales para centrarse en “recuperar bien” y para tratar una lesión que padece desde el 2005. “Se ha tomado esta decisión y creo que es el camino a seguir para intentar recuperarme y recuperarme bien”.

Su ausencia dentro de las canchas significaran la perdida del ritmo competitivo al máximo nivel; situación similar al 2013, cuando un Nadal desconocido cayó ante Horacio Zeballos – en una final memorable para el argentino- en el ATP Viña del Mar. Anteriormente, se había visto forzado a dejar el tour luego de Wimbledon 2012 despidiéndose en la primera semana frente a Lukas Rosol por la segunda ronda. Los síntomas ya eran evidentes.

Pese al temor de ver frustrada su carrera, Rafa se apoyó en unas plantillas ortopédicas para reducir el estrés, resistir el incesante dolor y volver a reinar el circuito después de un comeback épico en Indian Wells ganándole a Juan Martín Del Potro en la final. En ese mismo año, “mordió” 7 de los 14 grandes trofeos: Madrid, Roma, Montreal y Cincinnati en la categoría Masters 1000; Roland Garros y US Open.

De este modo, el balear buscará retornar en óptimas condiciones para romper la barrera de los 20 Grand Slams, marca que comparte junto a sus rivales directos por el título de Goat: Roger Federer y Novak Djokovic.

Rafa podría salir del top ten por primera vez en su carrera desde que aquel “chaval” con pantalones estilo pecador y ese olé reconocible en cada rincón de la Chatrier irrumpiera de manera indefinida un 25 de abril del 2005 en la cima del ranking, en plena auge de aquella icónica camada “New Balls Please”.

Hasta la fecha, el matador defiende 2000 puntos de su corona de la edición 2019 del US Open; 400 puntos de las semifinales Nitto ATP Finals 2020; y 360 puntos de las semifinales en el Masters 1000 París 2020. Así, el manacorí arrancará el 2022 con 5055 puntos, acechado muy de cerca por sus perseguidores directos en la disputa de una mejor ubicación en el cuadro de Australia. Denis Shapovalov, Pablo Carreño, Casper Ruud, Hubert Hurkacz, Félix Auger-Aliassime, Diego Schwartzman y Jannik Sinner podrían sacarlo de esa plaza selecta.