Rafael Nadal se repuso de un mal arranque y, sin jugar del todo bien, derrotó por 2-6 6-4 y 6-4 a Marin Cilic.


El número uno del mundo avanzó a las semifinales de Toronto (semifinales de Masters 1000 número 67 para él) y se convirtió en el primer jugador en clasificarse a las finales de Londres en este 2018.

En el cierre del primer parcial daba la sensación de que iba a ser muy complicado para Nadal revertir el score. Cilic estaba acertando todo y lo estaba superando en velocidad.

Pero Rafa no se rindió. Y, sin estar en uno de sus mejores días, comenzó a buscarle la vuelta. Nunca se rindió. El es el maestro de la lucha contra la adversidad. El símbolo de que también se puede ganar aún jugando mal.

“Tu puedes enseñarle a un jugador a ser como Rafael porque enseñarle a ser como Federer es imposible”.

“Tu puedes enseñarle a luchar contra la adversidad, a no rendirse cuando las cosas van mal y, sobre todo, a aceptar que no es bueno. Aceptar que todos cometemos errores. Aceptar la realidad es el primer paso para empezar a mejorar”.

Toni Nadal

 

Deja un comentario