Sumit Nagal, 150 del ranking mundial, ha alcanzado por primera vez en su carrera los cuartos de final de un torneo ATP en el Argentina Open, pero esta no es la primera vez que él y estas tierras se combinan para sacar a relucir su mejor nivel.

El español Carlos Gómez Herrera (353°), Mario Vilella Martínez (196°, de la misma nacionalidad) y el argentino Nicolás Kicker (sin ranking) en la qualy; el portugués Joao Sousa (100°) y el chileno Christian Garín (25°, la mejor victoria de su carrera) en el cuadro principal. El indio, de 23 años, encadena 5 éxitos consecutivos en el torneo porteño, y mañana enfrentará al siempre duro Albert Ramos Viñolas (46°, de España). Este es, hasta ahora, el punto más alto de su corta trayectoria: “Estaba un poco nervioso, pero lo hice muy bien”, dijo en conferencia luego de vencer a Garín.

Luego de haberle quitado un set a Su Majestad Roger Federer en la primera ronda del US Open 2019 (se despidió al caer en 4 parciales), Nagal arribó por primera vez a Argentina para disputar el Challenger de Buenos Aires en el Racket Club. Partió como el séptimo cabeza de serie y tuvo una semana, con varios focos de atención por lo que había logrado hacía menos de 30 días en Nueva York, de ensueño: obtuvo su segundo título en la categoría (Bengularu, India, en 2017, el primero). El brasilero Pedro Sakamoto, el dominicano José Hernández Fernández, el argentino Francisco Cerúndolo, Thiago Monteiro (de Brasil) y Facundo Bagnis (de Argentina, en la final), sus víctimas esa semana. Este evento porteño no se pudo disputar en 2020, dada la pandemia del COVID-19. Por eso, el hindú aún tiene pendiente la defensa del título.

Este año, lejos de su mejor tenis, con un récord de 2-10 post Abierto de los Estados Unidos, se convirtió en el primer jugador de su país en disputar el Argentina Open, y vaya si lo está haciendo bien. Este viernes buscará el pase a las semifinales. “Disfruto jugar en polvo de ladrillo (5 de sus 8 títulos profesionales son esa esa superficie). Me gustas los rallies largos”, comentó.

Pero, ¿qué particularidad tiene Argentina para él?. “Me encanta la comida, me da mucha energía (entre risas). La pasta es magnífica. Me siento cómodo acá. Soy un jugador rápido. Desde ese Challenger traté de ser más disciplinado en cancha. Escucho mucho a mis coaches”, detalló.

Aunque ese no es el único factor: en el país, Nagal tiene dos “amigos” que conoció en su primera aparición en Buenos Aires, que lo siguen durante todo el año y se comunican con él mediante Instagram. En este Argentina Open, junto a la bandera de India, lo acompañan y alientan en las tribunas. Un factor motivacional plus.

Si duda es una historia muy interesante, muy pocos se destacan en Sudamérica y menos que menos asiáticos. ¿Terminará de la mejor manera?

Crédito de imagen: Argentina Open, Challenger de Buenos Aires y Eduardo Puppo