El joven australiano, tras su derrota en la final de Beijing en manos de Rafael Nadal, confirmó cuál es la nueva motivación que lo mueve en este deporte. 


Sin dudas uno de los jugadores con más protagonismo dentro y fuera del circuito en este año es Nick Kyrgios. Comenzó de gran manera, al sorprender en dos ocasiones seguidas a Novak Djokovic y al perder en uno de los mejores encuentros del año ante Roger Federer.

Desde entonces, el andar del oriundo de Canberra ha tenido muchas idas y vueltas que empañaron las expectativas de sus seguidores durante muchas semanas. Kyrgios había perdido la motivación.

(Foto: Getty Images)

Sin embargo, el pasado domingo, posterior al encuentro ante Rafael Nadal, el australiano escribió en la página que fundó junto con otros deportistas, PlayersVoice, sobre su nuevo propósito: construir un centro para niños con discapacidades y sin privilegios donde puedan estar a salvo y sentirse como en una familia.

Dicho proyecto comenzará a llevarse a cabo a partir del próximo Abierto de Australia y tendrá a su disposición: canchas de tenis, de básquetbol y transporte para ayudar a más personas en la zona.

Nick Kyrgios en conferencia de prensa en Beijing (Foto: @ChinaOpen).

“Todo lo que puedo decir es que siento la diferencia dentro de la cancha ahora que puedo direccionar mi carrera -el dinero, las publicidades y la fama-  en algo significativo”, señaló Kyrgios en esta carta abierta al público. Este proyecto, junto con otras colaboraciones en las que ha formado parte el australiano, demuestran un lado más sensible y humano que no siempre es tomado en cámara.

(Foto: Nick Kyrgios vía Diario Marca).

Por Pablo Smink 
Facebook: Pablo Smink