Si vas a alentar por mi,  pronunciá bien mi nombre.


La bronca del holandés Robin Haase se transformó en risa y en una ovación cuando, antes de sacar en el segundo parcial, le aclaró a un fan del suizo que su nombre era ROBIN y no ROGER.