La tenista tunecina que puede cambiar el curso de la historia


Desde mediados de la década pasada, Túnez se ha convertido en un centro mundial de competencia tenística de torneos futuros. Pero hasta hace algunos años el país africano no tenía pergaminos tenísticos considerables.

 

A pesar de estar estar ubicado muy cerca de Italia y España, las raíces del tenis tunecino son francesas. Justamente Francia es donde Ons Jabeur dio su primer golpe, ganando el junior de Roland Garros 2011.

 

Hoy la mejor jugadora del continente africano está ubicada dentro de las 25 mejores jugadoras del planeta y busca, por medio de su tenis, cambiar la realidad de las mujeres deportistas dentro del islam.

Jabeur juega tan bien que hace recordar a las estrellas de los tempranos años noventas. Aires de Arantxa Sánchez Vicario y una mano que le pelea a las mejores de la historia.

Su misión esta semana será ganar Wimbledon, pero su sola presencia en la cancha está haciendo algo mucho más grande: cambiando el mundo con una raqueta en mano.