La jornada del miércoles fue una jornada difícil para los argentinos en la Copa Claro, que arrancó con la derrota de Horacio Zeballos frente al cuarto preclasificado Nicolás Almagro y continuó con el segundo triunfo en tres días de Fabio Fognini ante Leonardo Mayer, dejando a Charly Berlocq como última esperanza de tener a un local como cuarto-finalista del torneo.

Charly Berlocq lucho, pero no se pudo
Charly Berlocq lucho, pero no se pudo

Al final, no se pudo para Berlocq, que cayó en tres parciales frente a Robin Haase, sexto sembrado del certamen, y como consecuencia, por primera vez en 44 años, no habrá argentinos en los cuartos de final del torneo de Buenos Aires.

Éso dejó una pregunta en la mente y los labios de muchos: ¿Es el fin del tenis argentino?

La respuesta es, para mí, simple: no.

Si bien no quedan locales en el cuadro de singles, eso no quiere decir que no hay presente ni futuro en el tenis argentino. ¡Todo lo contrario!

La primer cosa que destacar es que, en esta edición de la Copa Claro, todos los argentinos del cuadro principal perdieron con jugadores de mejor ranking, salvo Juan Mónaco, que admitió no estar en un buen físico. Podemos agregar que Mónaco también está con problemas de confianza tras una temporada 2013 muy complicada. El martes, por la primera ronda, Pico cayó en tres parciales ante Albert Ramos, una derrota difícil para el tandilense, que tenía muchas esperanzas respecto al torneo porteño.

Muchos no tuvieron suerte con el sorteo, como Machi González, que tuvo que enfrentar al número cinco del mundo, David Ferrer, tras salir de la clasificación. Si bien jugó un partido enorme, Machi no tenía muchas chances desde el arranque y fue una derrota lógica, aunque dura.

No se puede pedir más, y los que disputaron la qualy, lo hicieron, en su mayoría, muy bien, intentaron y lucharon mucho.

Una fase de recambio

No se puede decir que no hay presente ni futuro en el tenis argentino.

En el presente, está Juan Martín del Porto, hoy en día ubicado al cuarto puesto del ranking de la ATP. ¡Pero hay otros! Además de los Juniors, hay jóvenes que se vienen y que se están desarrollando a su ritmo en los circuitos Futures y Challenger, y hay otros que están creciendo en los torneos ATP. Estas cosas necesitan tiempo y, sobre todo, paciencia.

Con respeto a los veteranos, algunos si están en el fin de sus respectivas carreras, pero hay otros que sufren, al momento, tanto de problemas físicos  como de problemas de confianza, y a veces los dos. Tal vez que sus mejores días estén detrás, pero trabajan duro para salir de estos mal tiempos, y no se puede dar lugar a dudas que podrán salir de eso, y salir mejor.

Renzo Olivo es uno de los jóvenes argentinos más talentosos que se vienen
Renzo Olivo es uno de los jóvenes argentinos más talentosos que se vienen

Para mí, es lo mismo que decir que el tenis estadounidense no sabrá salir del mal momento que está pasando tras muchos años de gloria.

En ambos casos, es una fase de recambio.

El tenis actual es un deporte mucho más físico que hace 10 años, con muchas más exigencias de parte de los jugadores. La consecuencia de eso es que un joven tenista toma más tiempo en desarrollarse que en el pasado. La clave es darles tiempo, dejarlos desarrollar a su ritmo, sin presionarlos.

En otras palabras, tenemos que tener paciencia.

Es muy probable que hubo y haya errores cometidos más arriba, y está bien cuestionarlos y criticarlos, pero culpar a los jugadores es, en mi cabeza, injusto. Hacen todo lo que pueden y ponen mucho esfuerzo para lanzar sus carreras del mejor modo posible. ¿Podrían tener más apoyo? Seguro.

Sin embargo, es importante dejarles tiempo, y esperar, también, un mejor manejo de parte de las instancias de más arriba.

Éso pienso del tenis argentino, pero se puede decir lo mismo del tenis estadounidense, que está pasando por el mismo recambio, con carencias no tan similares, pero con carencias al fin.

En ambos casos, lo puedo decir con confianza: los dos países volverán.

Con tiempo.

Para todos los horarios, resultados, y más información, los invitamos a visitar nuestra página dedicada a la Copa Claro..

Toda la cobertura de la Copa Claro es auspiciada por:

logo-elclu-11 El Clú
Site
Facebook
Twitter
FinBOX-01 Fila Argentina
Site
Facebook
Twitter
LaCabrera La Cabrera
Site
Facebook
Twitter

3 Comentarios

  1. No es lo mismo comparar el recambio estadounidense con el argentino por varias razones:
    1) inversión
    2) historia

    Lo estándares de USA son otros e invierten dinero para que sea así. Acá no se invierte, que hayamos sacado un Coria, Nalbandian o Del Potro es una gracia divina, pero comparar la USTA con la AAT no tiene parangón. La USTA hace una inversión acorde para tener top algún top 10 y 10 jugadores en el top 100, Argentina no.

    El problema de acá es que la gente se acostumbró a la generación dorada y espera que todos sean iguales o tengan el mismo prometedor futuro, cuando fue el fruto de la casualidad, de un talento desmesurado de unos jugadores acompañado del sacrificio y el trabajo. No fue un trabajo dirigencial.

    Argentina NUNCA sacó en su historia una generación tan exitosa como la cámada de Gaudio, Cañas, Chela, Puerta, Zabaleta o bien Coria, Nalbandian y Acasuso. Entonces esperar que todas las cámaras sean iguales resulta exigente y casi ridículo si se sabe la inversión que existe, la historia y las oportunidades con las que cuentan los chicos.

    ¿Recambio? no entiendo que recambio están esperando, tenemos un top hace tiempo y solo tiene 25 AÑOS!!!! está en la plenitud de su carrera. Mayer 26 años, Zeballos 28, Pella 23 años. ESTA es la generación, esto es lo que hay.

    ¿Darle tiempo a los Juniors? sin dudas hay que darle tiempo pero hay que tener en cuenta que estos Juniors no son los de la generación dorada, la inserción no es la misma. Pretender que todos sean top 100 es irreal, no son jugadores top 100. Además la exigencia física y mental del circuito no es la misma que hace 10 años. Algunos quedarán en Challengers o en ese ranking toda su carrera, el salto al ATP no lo dan todos.

    Además cuando se tiene 22 o 24 años ya no se habla más de Junior o joven, está en edad de competitividad plena.

    Son todos buenos, pero tenés buenos top 40 y buenos top 200, y muchos de los chicos que esperan sean top 40 en realidad son top 200. Esto pasa con la tan anhelada generación 92. Eso pasa por sobredimensionar la realidad.

  2. Excelente el comentario del lector, mucho mas preciso y realista que el artículo de opinión

  3. estoy de acuerdo con el comentario de conejo . esa es la realidad de nuestro país y no la comparación con usa … los chicos no tienen las posibilidades económicas que tienen en EEUU.

Comments are closed.