La japonesa venció a Kvitova y se coronó en el Abierto de Australia.


El extraño caso de Naomi Osaka no deja de sorprender. Hace un año, la nacida en Japón ni siquiera figuraba entre las primeras posiciones del ranking WTA y no tenía ningún trofeo en su haber.

Ahora, 12 meses después, la encontramos venciendo a Petra Kvitova en Melbourne y levantando su segundo trofeo de Grand Slam.

Lo curioso es que este es apenas el título N°3 de Osaka en su carrera, siendo todos de gran calibre: Indian Wells, el US Open y ahora este en Oceanía.

Con 21 años, reinará el Ranking mundial siendo la primera japonesa en convertirse en N°1. Y de paso, se quitó esa sombra negra luego de lo ocurrido en la final de Nueva York en 2018. ¡Ahora sí, festeja con todo Naomi!

Foto principal: Australian Open