Un pack de medidas en caso de que se juegue el último Grand Slam de la temporada.


En las últimas horas se dieron a conocer puntos específicos para que el Abierto de Los Estados Unidos, en caso de disputarse este año, pueda realizarse bajo las normas de seguridad óptimas para garantizar la salud de los jugadores y colaboradores del torneo en época de pandemia. En una entrevista compartida por la agencia periodística AP News con directivos de la USTA (máximo ente del tenis norteamericano) se deslizaron varios items organizativos de lo que podría ser el US Open 2020 en caso de que le den luz verde:

  • Vuelos charter para transportar a los jugadores a la sede del certamen (Nueva York está en duda) desde Europa, Sudamérica (Buenos Aires sería el punto estratégico) y Medio Oriente.
  • Se realizarán tests de coronavirus a cada jugador antes de viajar. Obviamente, tiene que darle negativo al jugador para poder participar del abierto estadounidense.
  • Habrá una vivienda centralizada donde se alojarán todos lo jugadores para evitar traslados innecesarios.
  • Controles diarios de temperatura a cada jugador.
  • Se jugará sin público, confirmado.
  • Habrá menos funcionarios en la cancha para la cobertura del torneo.
  • Quedará prohibido el acceso a los vestuarios los días de entrenamiento.
  • Posibilidad de hacer los partidos a tres sets siempre y cuando los jugadores estén de acuerdo.
  • Cada jugador deberá traer consigo un equipo de trabajo reducido. El torneo proporcionará masajistas, fisioterapeutas, entre otros.
  • Habrá menos jueces de línea.
  • Se mantendrán los alcanzapelotas, siendo todos adultos. No habrá niños.

¿Estás de acuerdo con estas medidas? Para vos, ¿se debe disputar el US Open?


Foto principal: Tennis World USA
Fuente: Punto de Break