La sunchalense sigue con su proceso de recuperación de ranking y de nivel tenístico para volver a los primeros planos de la WTA.


“Qué difícil se me hace, mantenerme con coraje…” dice en una de sus letras Alejandro Lerner, cantautor argentino. Justamente, el título de la canción es “TODO A PULMÓN”. Por ese sendero transita Paula Ormaechea, en su regreso a las primeras planas del tenis femenino.

La mejor raqueta albiceleste tras los retiros de Paola Suárez y Gisela Dulko, está disputando torneos que le sirven para cosechar puntos.

En la madrugada de este viernes, Paula -sexta favorita- derrotó a la primer preclasificada del certamen en Trieste, Italia. La referencia es para Camila Scala (400º), tenista local, en dos mangas: 6-3 y 7-6(4), tras dos horas y seis minutos. El último parcial duró 1 hora y 28 minutos, un verdadero drama tenístico.

Un rendimiento sólido, sin fisuras

Algo para destacar: tras los tres partidos, Ormaechea (341 en el ranking) no ha cedido sets. Incluso, es la primera vez en el torneo que debe llegar a un desempate. En semifinales, se topará con Federica Di Sarra, anfitriona de 27 años, en el 917 del escalafón.

Pronta a cumplir 25 años (fin de este mes), sería lindo que Paula se pueda auto-regalar una final en su retorno a las pistas.

 

Fotografía (Mundo D – La Voz) 

Deja un comentario