El francés denunció otro caso de apuestas ilegales en el tenis.


Lucas Pouille viene de ser semifinalista del Australian Open y está teniendo un grand presente en el circuito. Sin embargo, el francés en algún momento como todo tenista, tuvo que hacer sus primera armas en el circuito Challenger para ahora estar en la elite.

Una práctica habitual en este tipo de torneos de relativo bajo nivel son las apuestas, lamentablemente, maniobras ilegales que cuyos practicantes buscan sacar rédito económico a costa de los jugadores.

Pouille durante el Abierto de Australia 2019. (Foto: Getty)

“Hace un par de años estuve en Rumania jugando varios torneos Challenger y me encontré con una situación muy llamativa: cuatro o cinco personas que me apoyaban a muerte en un partido, al otro día estaban en mi contra. Me ofrecieron dinero a través de Facebook y otras redes sociales para que perdiera, pero nunca respondí. La única manera de triunfar es trabajando”, señaló el galo de 24 años en RMC Sports.

A su vez, Pouille también reflexiona sobre la chance económica que las apuestas representan para los tenistas: “Puedo comprender que haya jugadores que reciben 5 mil euros por perder, mientras que ganando en competencias legales reciben menos dinero”, aseguró el francés, que reafirmó la idea de erradicar definitivamente la influencia de las apuestas en el tenis a futuro.

Foto principal: Australian Open