¡Hola! Mi nombre es Martín Paroli y escribo esta primer nota en BATENNIS para contarles lo que es para mí RENDIMIENTO.

Es la relación entre el resultado y el costo para producirlo.
Entonces, si miramos el resultado, lo mejor que nos puede pasar en un partido es:
Si, GANAR!!!.

Muy bien, ahora si vemos el costo para producir ese resultado, ya el famoso ganar como sea que lo escucho reiteradas veces en el medio ambiente del tenis no toma tanta fuerza.

¿Qué sería ganar al menor costo posible?.
Seria GANAR 60 60. Muy bien, si respondiste hasta acá, vas alineado a lo que es para mí rendimiento.

¿Hay algo mejor que ganar 60 60 ?
Si, ganar todos los puntos 48 a 0.

Es notorio como RAFAEL NADAL entra a ganarte todos los puntos, y cuando pierde uno se le transforma la cara.

¿Y hay algo mejor que eso?
¿Se puede seguir bajando el costo para producir el resultado?.

Si, hay una más, si respondiste Walk Over o abandono, pifiaste.

La última respuesta correcta es:
Ganar 48 a cero y usando solo un tiro para ganar cada punto.

Y acá es donde entra ROGER FEDERER, que es el que más Grand Slam ganó en varones y a un costo tan bajo, que le permite estar jugando a los 35 años, igual o mejor que en sus mejores épocas.

Y si miramos de nuevo a RAFA hoy, respetando su estilo, logró aprender a bajar considerablemente la cantidad de tiros que usa para ganar el punto, respecto de sus primeros Grand Slams.

Esto es para mí ALTO RENDIMENTO.
Obtener los mejores resultados al menor costo posible.

Durante muchos años, en Argentina, nos ocupábamos más de la cantidad de pelotas que de la calidad de la misma.

Muchas veces se confunde alto rendimiento con alta exigencia.

¿Cómo estas jugando tus partidos?

¿A ganar como sea?

¿O a ganar mejorando tu rendimiento?

Artículo anteriorSchwartzman y Carreño Busta se juegan todo
Artículo siguientePara no olvidar
Martín Paroli
Cuento con 30 años de experiencia en el tenis implementando y desarrollando sistemas de entrenamiento que facilitan el progreso de jugadores en sus distintas edades. Me dedique a entrenar a jugadores de alta competencia, liderando el progreso de jugadores que ocuparon el número 1 del ranking de la categoría sub 18 de argentina. Posteriormente entrené a jugadores profesionales en diferentes niveles y ranking, hasta el puesto 220 ATP. En simultáneo incorporé habilidades vinculadas al liderazgo y la gestión a través de la consultora ProEvolution. En 2016 finalicé mi primera etapa de formación en Neurociencias en la Asociación Educar otorgándome el título de Neurosicoeducador. Actualmente trabajo con equipos de tenis ATP Y WTA en el aspecto actitudinal y en paralelo formándome como Neurosicoentrenador.