Por segunda vez este año, Juan Martín del Potro volvió a las canchas del ATP World Tour, esta vez luego de dos meses afuera por una cirugía menor en la muñeca izquierda.

Pero si bien perdió por 6-4 y 7-6(7) frente a Vasek Pospisil en la primera ronda de Miami, la derrota fue muy positiva para el tandilense.

¿Porqué positiva? Porque del Potro está, al fin, de vuelta en el tour y, más importante, jugando sin dolor. Todo dicho, no usó mucho su revés a dos manos, privilegiando el revés con slice la mayoría del tiempo. “Todavía es muy temprano para estar al 100%”, dijo Delpo después del partido. “No estoy con confianza para pegar el revés a dos manos al cien. Necesito tiempo para volver a pegar el revés a dos manos. Tengo que estar tranquilo, no apurarme para estar en el top 10.” Al fin y al cabo, tiene la buena actitud.

Tal vez perdió, pero del Potro mostró cosas muy positivas. Su movimiento falta un poco en velocidad, pero su anticipación está intacta y si bien algunos de sus golpes no fueron tuneados (hizo muchos errores no forzados), fue completamente normal. El partido del jueves fue sólo su cuarto partido del 2015, luego de una ausencia de casi un año, y las condiciones en Miami son diferentes de las de Sydney, donde Delpo llegó a los cuartos de final en enero.

A del Potro sólo le falta ritmo, sensaciones que volverán con tiempo y más partidos.

Por ahora, lo que importa es que Juan Martín del Potro esté, al fin, de vuelta en el circuito y jugando sin dolor.

(Citación vía Juan Ceballos)