Cuatro salidas inesperadas del organismo que preside Djokovic.



La elección de Weller Evans como nuevo representante de América en la Junta Directiva de la ATP ha traido cola. Tras la victoria electoral en contienda con el ecuatoriano Nicolas Lapenti, Evans reemplaza a Justin Gimelstob en dicho cargo, algo que trajo coletazos en el Consejo de Jugadores de la ATP.

Estos últimos días el organismo ha sufrido la baja de varios integrantes. Fueron el holandés Robin Haase, el británico Jamie Murrau, el entrenador venezolano Daniel Vallverdu y el ucraniano Sergiy Stakhovsky, este último hace pocas horas, los que presentaron la renuncia a sus puestos en el Consejo. Y hasta Novak Djokovic, presidente reelecto hasta 2020, coqueteó con su salida tras encabezar una reunión de siete horas en Londres en la antesala de Wimbledon.

“Entiendo las renuncias, sobre todo por las últimas reuniones y la de anoche especialmente. Es agotador discutir temas y no llegar a resolverlos justo en la previa de un torneo como Wimbledon. Han hecho un gran trabajo.”

A su vez, el serbio también pensó en dejar su cargo: “Mi equipo me dijo que me alejara. Pero tengo algo adentro mio que me dice que no lo tengo que hacer. Estamos en un momento de transición en el tenis, por eso me quedo”.

Además, hizo hincapié en el problema que molestó a los miembros del Consejo durante la elección de Evans, las filtraciones de información: “Es una gran preocupación porque viola la confidencialidad del grupo. Claramente hay alguien que está filtrando información desde adentro. Quizás nunca sabremos quien fue. Es decepcionante porque muchos jugadores no se sienten cómodos, por eso se fue Robin (Haase), por ejemplo”.

Foto principal: Wimbledon

Deja un comentario