Jugar contra un top ten es difícil de afrontar. Pero hacerlo contra un joven local que arrasa a lo que se le cruza en su camino es igual o peor. Alexander Zverev lo vivió en carne propia y demostró un notable respeto hacia el sorprendente Shapovalov.

Foto: Getty Images