La final de los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Un momento inolvidable si hay uno. Y ellos nos regalaron exactamente eso: un partido inolvidable.

Por un lado, Andy Murray, campeón de Londres 2012, en una racha de 17 triunfos consecutivos y gran favorito para ganar una segunda (e histórica) medalla de oro. Del otro, Juan Martín del Potro, que volvió de dos años de miseria debido a tres cirugías en la muñeca y venció a Novak Djokovic en la primera ronda y a Rafael Nadal en las semifinales, a puro corazón y garra.

Un duelo de más de cuatro horas

Por más de cuatro horas, Murray y del Potro se tiraron todo por la cabeza. Los dos lucharon con el físico, pero también con el corazón y con el alma. Por la gloria. Por el oro.

Además, los dos conocen lo que significa “entregar todo por el país”. Murray siempre dijo presente para Gran Bretaña y fue el protagonista detrás de la conquista de la Copa Davis, el año pasado. ¡Aún estuvo presente para alentar a sus compañeros en los cuartos de final ante Serbia, aunque no jugó! En cuanto a del Potro, él siempre dio todo cada vez que se puso la camiseta argentina. Lo mostró en Rio, pero también en Pesaro, hace unas semanas.

En la final de los Juegos Olímpicos, el británico respondió a los increíbles misiles de drive del argentino con reveses precisos. Y vice-versa. Más de cuatro horas de tenis, que nos dejaron a la orilla de nuestros asientos… y con ambos jugadores completamente agotados.

Hombres de oro en Rio 2016

El podio de Rio 2016Murray ganó (7-5, 4-6, 6-2, 7-5)  pero ambos merecían la gloria.

Ambos terminaron vacíos, tanto en lo físico como emocionalmente. Se notó en su largo abrazo, y cuando se sentaron y lloraron en sus respectivos bancos.

Con mucha elegancia, el británico aplaudió a su rival, y también a una hinchada argentina que nunca dejó de alentar a su hombre.

Complices, los dos se miraban y se reían al escuchar a esa hinchada que sólo dejó de cantar por respeto cuando sonó el himno del ganador.

Andy Murray y Juan Martín del Potro merecían ganar. Pero sólo uno pudo. Aún así, ellos son dos hombres de oro.

¡Gracias, Andy y Juan, por esta inolvidable final de Rio 2016!

(Fotos: Getty Images)