El suizo quedó eliminado del Masters 1000 de Cincinnati en su peor partido del año.


Cuando se le haya enfriado el cuerpo y la mente, seguro que a Andrey Rublev le caerá la ficha de lo que ha conseguido y de la forma en que lo hizo. El ruso parece haber tomado impulso al ver el gran momento que atraviesan sus compatriotas Medvedev y Khachanov y no se quería quedar afuera de la nueva guardia rusa del circuito.

En una hora y dos minutos de juego, un Rublev revitalizado tras pasar por un duro periodo de lesiones, se anotó la victoria más resonante de su carrera ante un extraño Federer, siete veces campeón en Cincinnati, para alcanzar los cuartos de final del Masters 1000 estadounidense. Ganarle a Roger en tan poco tiempo hasta hacerlo pasar desapercibido. ¿Cómo se siente Andrey?

Foto principal: CincyTennis

Deja un comentario