El Abierto de Australia 2021, primer Grand Slam de la temporada a comenzar el 8 de febrero, sólo recibirá 1000 personas y los jugadores del cuadro principal, que entrenarán durante la cuarentena estricta -igual que los doblistas-, podrán ser acompañados por dos personas como máximo.

El evento próximo a desarrollarse en Melbourne Park no recibirá más gente de la necesaria: entre tenistas, entrenadores, fisioterapeutas y personal del torneo no pasarán de mil, como ya se mencionó. Además, los protagonistas y sus respectivos equipos de trabajo deberán llegar al país oceánico entre el 15 y el 16 de enero, sin excepciones, para comenzar el aislamiento obligatorio hasta fin de mes.

Durante la cuarentena habrá entrenamientos: en la primera semana, los jugadores tendrán permitido pisar las pistas acompañados por una persona y solo podrán entrenar con un único rival. A partir de la segunda semana, si todo continúa sin problemas, ampliarán su rango de oponentes y, así, elegirán entre tres para cada entrenamiento.

Antes de aterrizar deberán presentar un hisopado negativo y luego, desde ese momento hasta finalizar el torneo, quizás pasen por hasta cinco testeos más para verificar que no estén contagiados. Además, en caso de dar positivo, tanto los jugadores como sus acompañantes tendrán la opción de realizarse una contraprueba, para que no haya polémicas.

A su vez, todos podrán solicitar una persona más para estar consigo durante su participación en el Major. Sin embargo, para que eso ocurra, otro debe renunciar voluntariamente a ser acompañado, liberando así una plaza en la burbuja australiana. Quienes decidan viajar solos a Melbourne Park contarán con una compensación de 7 mil dólares; el equivalente a vuelos, hospitalidad y comida de ese miembro del equipo con el que no contaría.

Por último, si un jugador finalmente no puede jugar el torneo por contagiarse antes de debutar, tendrá el derecho de recibir el 50% del prize money de primera ronda.

INFO: TennisMajor