Serena Williams, de 39 años, se retiró del Arena Rod Laver con una mano en el corazón luego de haber perdido ante Naomi Osaka en las semifinales del Abierto de Australia. En rueda de prensa confesó que si esa fuera una manera de despedirse, ninguna persona lo sabría.

“No sé si es un adiós, y si me despidiera, no se lo diría a nadie”, admitió la campeona de 23 Grand Slams, que está en busca de su Major 24 desde hace mucho tiempo, siendo ese el último objetivo de su carrera.

Luego de algunas preguntas sobre sus errores durante el partido contra Osaka, la estadounidense se retiró de la conferencia entre lágrimas: “Hasta acá”.

Crédito de imagen: Matt King