La estadounidense cargó contra su coach Patrick Mouratoglu tras lo ocurrido en la final del US Open.


El lamentable episodio ocurrido en el partido decisivo del Abierto de los Estados Unidos 2018 aun sigue dando tela para cortar. Serena Williams, la protagonista principal de aquella noche neoyorquina, recriminó a su entrenador, el francés Patrick Mouratoglu, por haber admitido el coaching que para ella, no existió.

“No se de que habla. Le pregunté porque había dicho eso si nosotros no tenemos ni nunca hemos tenido señas. Me dijo que hizo un movimiento, y entonces le pregunté que porque había hecho coaching si no iba más allá de un gesto. No tenía sentido”, se descargó la estadounidense, quien recordemos, recibió una multa de 17 mil dólares por haber llamado ladrón al árbitro Carlos Ramos en su partido ante la japonesa Naomí Osaka.