Una de las tantas complicaciones que trajo el Covid-19 fue el congelamiento del ranking, que desembocó en varios de los conflictos y disconformidades que hay a día de hoy.


Tras más de 6 meses de parate debido a la pandemia en la temporada pasada, fueron varios los cambios que debieron implementarse en el ranking ATP y WTA para tratar de mantener el orden al que nos tiene acostumbrado este deporte.

Dentro de las mayores sorpresas que podemos notar en este ranking, que permanecerá congelado en un 50% hasta agosto, es el ingreso de la revelación del año Aslan Karatsev, quién se colocaría en la novena posición, sumándose a sus dos compatriotas Daniiel Medvedev y Andrey Rublev. Este último debería ser el tres del mundo en un escalafón tradicional.

El mundo tenis sabe que, manteniéndose el ranking frisado, varios tenistas se benefician conservando varios puntos ganados en las últimas 104 semanas. Uno de los tantos ejemplos es el de Roger Federer, quien se debería ubicar fuera de los 300 primeros del mundo pero sigue en el TOP 10.




Deja un comentario