En el año 2008, en la previa de un partido frente a Igor Andreev, un pequeño rubiezucho se acercó a la red y saludó a Rafael Nadal.



El matador jamás se hubiera imaginado que, años más tarde, Denis Shapovalov se transformaría en el demonio que se interpuso en su carrera al número uno.

Back to the future: that time @denis_shapo was a mascot for Rafael Nadal in 2008…#CoupeRogers pic.twitter.com/Tl4toivrGh

Deja un comentario