Este domingo, Simona Halep se consagró campeona de la Coupe Rogers, en Montreal, tras derrotar a Madison Keys por 7-6(2) y 6-3 en la definición.

Para Halep, es una linda consolación luego de haber tenido que abandonar por enfermedad durante la final del año pasado, en Toronto.

La quinta preclasificada supo aprovechar la ocasión en los momentos claves del partido… con un poco de ayuda de una rival muy errática. Keys terminó el encuentro con 45 errores no forzados (y 22 golpes ganadores). La rumana, por su parte, hizo solamente cuatro winners y cometió 19 errores no forzados.

“No fue mi mejor tenis porque no pude jugar mi mejor tenis”, dijo la campeona luego del partido. “Ella pegó demasiado fuerte. Como todos saben, no puedo pegarla más fuerte que Keys porque ella es muy sólida. Además, es imposible para mí debido a mi altura [NDLR: 1m68] y a mi cuerpo. Hoy fue muy difícil para mí de hacer winners porque su pelota venía demasiado fuerte. Estoy cansada.”

¿Qué se viene para ella ahora? La rumana no hesitó: “¡Descanso! Tres días de descanso, quizás cuatro. Tengo que negociarlo. Sólo disfrutar del momento. Festejar el título un poco. Eso es muy importante para mí. Y después, volver a trabajar. Se viene Cincinnati y, luego, el U.S. Open.”

Es el tercer título del año para la tenista de 24 años, y esta corona le permitirá de volver en el top 3 de la WTA.

No doblete para Halep

Simona Halep intentaba también de convertirse en la primera jugadora desde Martina Hingis (2000) en completar el doblete en Canadá. Pero al final, no pudo y ella y su compatriota Monica Niculescu perdieron por 6-3 y 7-6(5) frente a las rusas Ekaterina Makarova y Elena Vesnina, cuarto favoritas del certamen.

(Foto: Getty Images)