Un episodio cargado de confusión y controversia nos llega desde República Checa.

Sergiy Stakhovsky luchaba ante el alemán Mats Moraing por los Octavos de Final del Challenger de 125K en Ostrava con el marcador adverso de 1-6, 7-6 y 0-3. Sacando su rival para confirmar el segundo quiebre del set decisivo, entablaron, en el primer punto, un peloteo donde el drive del tenista germano se iba larga. Hasta ahí todo normal.

El problema comenzó cuando el juez de silla anunció que el marcador iba 15-0 en favor del sacador, cuando debía ir 0-15 en favor de Stakhovsky. Ante este error, y sin darse cuenta el ucraniano de esto, el juego prosiguió hasta que en 15 (o dicho de otro modo, con marcador 40-15), Moraing selló su juego de servicio.

“Juego Moraing”.

Sergiy Stakhovsky nunca se dio cuenta de esto. Pasados unos segundos, y cuando todo hacía indicar que el ucraniano se disponía a sacar, Stakhovsky reacciona, se detiene, confundido, a preguntar qué había pasado: ¡Era 40-30, no juego!

Arrastrado el error del primer punto, el juez de silla le dio el juego Moraing cuando ganó el punto en 40-15… pero en realidad, debía haber sacado 30-30.

Pese a darle Stakhovsky una descripción de la progresión del juego, punto por punto, la respuesta del árbitro fue un tímido “no recuerdo”. Su rival, Moraing, tampoco acusa recordar cómo fue: Consultado por el umpire sobre el primer punto del juego, el alemán contesta fuerte y claro en inglés: “no lo sé”.

Tras la llegada del supervisor, y luego de narrar los hechos, el juez de silla le explica al Supervisor lo ocurrido y cierra diciendo que ya no había mucho que hacer, dado que había anunciado ya el juego para Moraing, y en un intento de hacer autocrítica, expresa: “no estoy seguro que haya dado el marcador correcto, pero tampoco estoy seguro si di el marcador incorrectamente”.

Manteniendo la calma en una discusión estéril, el ucraniano rió -pero sin faltarle el respeto a nadie-, esperó a que fallaran, y como no había nada que hacer, comenzó su retirada del partido.

Por reglamento, el juez le pidió una razón al ucraniano para abandonar: “Si tenés un problema físico, tenemos que llamar al fisio, sino, tendrás que seguir jugando”, expresó con cierta confusión en su voz y algo de culpa el umpire. “Sí, calambres”, le contestó Stakhovsky. Postergando esta agonía unos minutos más, Stakhovsky se sentó, escuchó las palabras del supervisor que estaba frente a él de pie, esperó la llegada del fisio por mera formalidad, y se retiró con clase (dándole un tibio apretón de manos a su rival, que pareció algo confundido).

Mirá el partido aquí:

 El juego (0-3) comienza en 1h46m00. La discusión con el juez de silla en 1h48m30. La constestación de Moraing en 1h50m00. La autocrítica del juez de silla y la retirada de Stakhovsky desde 1h55m00 en adelante.