Sostener el crecimiento que tuvo el tenis dependerá de que este se adapte a las nuevas exigencias que la actualidad demanda.


El gran crecimiento de la industria del tenis en los últimos 20 años se debe fundamentalmente a tres apellidos: Djokovic, Nadal y Federer. Obviamente que las nuevas tecnologías y las diferentes estrategias que se tomaron en torno a esto ayudaron, pero sin estos tres jugadores, cualquier táctica hubiese quedado diluida.

Novak Djokovic, Rafael Nadal y Roger Federer. Foto: Barcelona Open

Aparecieron figuras nuevas que acompañaron al mejor tridente de la historia, pero ellos fueron quienes las potenciaron y las mejoraron, porque el desafío era vencerlos.
Previamente a la época que vivimos, el atractivo por este deporte quedaba circunscripto a un porcentaje de gente que siempre miró y siempre mirará tenis. Personas que se acercaron al deporte sin la necesidad de que ninguna estrella los “arrime”.
Por ellos tres, el tenis se abrió hacia más horizontes y dejó -en parte- de verse como una actividad de elite.

Por eso, cuando el “big-three” no esté más en el circuito profesional, la industria del tenis sufrirá cambios, y si este deporte no acompaña esos cambios, regresará a ser una actividad atractiva sólo para un porcentaje menor de personas.
Si esto sucede, lamentablemente, las repercusiones hacia el desarrollo de esta disciplina no serán buenas.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Warning: The content you’re about to consume is burning HOT 🔥⁣ (Swipe 👈)

Una publicación compartida por UTS | Ultimate Tennis Showdown (@ultimate_tennis_showdown) el

Por ejemplo, para que en Argentina haya más y mejores torneos de inserción al profesionalismo, es una condición mínima que, a nivel mundial, el tenis no pierda el atractivo que tiene.

Es por esto que diferentes actores de este deporte están empezando a tomar nota del futuro que se avecina.La modalidad adoptada en el masters de la “Nextgen” que se juega a fin de año, o el Ultimate Tennis Showdown organizado por Patrick Moratoglu, son el comienzo de, por lo menos, una revisión con respecto a cómo conocemos hoy al “deporte blanco”. Esto, viene sumado a modificaciones que ya se realizaron, como por ejemplo el sistema “no-advantage” introducido en la especialidad del dobles, lo cual manifiesta claramente la necesidad de algo diferente.

El público cambió y con ello nuevas exigencias aparecerán. Será tarea del tenis y quienes tienen poder de decisión estar a la altura.

 

Foto principal: www.commercialintegrator.com

Deja un comentario