Tras unas polémicas declaraciones de Gunter Bresnik, el actual número 3 del mundo, tildó a su antiguo entrenador de sufrir un trastorno de creerse demasiado importante y de tener actitudes superiores a las reales.


Toda historia tiene un final en la vida pero nadie dice que tenga que ser feliz. Esto fue lo que pasó con la relación, de más de 15 años, entre Dominic Thiem y Gunter Bresnik que vio final en abril del 2019.

Bresnik tiene una extensa trayectoria como entrenador, a lo largo de su carrera supo trabajar junto a Boris Becker, Henri Leconte, Patrick McEnroe, Ernest Gulbis y un joven Thiem, iniciando con él a sus 8 años de edad. La furia del exitoso coach llega al sentirse engañado por como lo trataron.

“Cada día me doy más cuenta de lo injusto que fueron conmigo. No demostraron ni honestidad, ni lealtad, ni mucho menos valores. Sin mí, Dominic sería un jugador de categoría Futures y su padre un entrenador de clubes”.

Ex coach de Thiem se lanza con todo contra el pupilo de Massú ...
Gunter tuvo que ver como su lugar fue reemplazado por Nicolas Massu. (Foto:Emol)

Dominic se vio ante la necesidad de contestar públicamente a los dichos de su ex entrenador. “En mi opinión, sus declaraciones son más que prescindibles. Gunter conoce los motivos de nuestra ruptura, y no quiero hacerlas públicas, al menos de momento”.

A su vez, el dos veces finalista de Roland Garros piensa que también le faltaron el respeto. “Si Bresnik siente que se le faltó el respeto por todo lo que le debemos, la pregunta que me surge a mí es si él no está sujeto a cierta megalomanía y si no le falta ningún respeto a mi padre y a mí con sus palabras”.