Un intergaláctico Dominic Thiem derrotó por 7-5 y 6-3 a Rafael Nadal y avanzó a las semifinales del Masters 1000 de Madrid.


Nadal llevaba un récord de 50 sets ganados de manera consecutiva sobre polvo de ladrillo sin siquiera tener que jugar un tiebreak.

El austríaco jugó un Tenis de locos y ganó un punto que quedará para la memoria por siempre.