El alemán, que anunció su retiro a comienzos de temporada, recibió una invitación para el Erste Bank Open y será el último torneo de su carrera.


A sus 39 años, Tommy Haas puede estar orgulloso de su trayectoria. Ex N°2 del mundo, quince títulos, cuatro semifinales de Majors y una medalla de plata en los JJOO -Sydney 2000-. Inmaculado periplo.

La percepción que dejó la conferencia de prensa post partido ante Jan-Lennard Struff es que no está listo para otra decepción. Ya son cinco las derrotas consecutivas en primeras rondas (Halle, Wimbledon, Bastad, Hamburgo y Kitzbühel), por lo que el germano tiene la moral muy herida:

Tommy Haas en Copa Davis (Foto: Emedemujer.com).

“Es una sensación devastadora. No estoy jugando de la manera en el que soy realmente capaz y es muy frustante. Este, sin dudas, podría haber sido mi último partido”.

Arrancó el año en el puesto 1024° y logró un gran ascenso hasta el 248°. Sin embargo, su última gran aparición en el circuito se dio en Stuttgart, después de vencer en una memorable actuación a Roger Federer (2-6, 7-6 y 6-4) cuando parecía invencible.

Después de no recibir una invitación para el US Open, se retirará a lo grande en uno de sus torneos favoritos, el ATP 500 de Viena, competencia que supo conquistar en dos ocasiones (2001 y 2013). Así es como una leyenda dice adiós, gastando sus últimos cartuchos y disfrutando de un seguro pase al Salón de la Fama del Tenis.

(Foto: Tommy Haas vía Faro Deportivo).