En el bosque sagrado, tres jinetes sobreviven al diluvio y la tempestad. En el horizonte, el domingo nos acerca hacia un capítulo irrepetible. Londres se paraliza. Se descorcha la alegría y vibra el suspenso. El tenis se viste de fiesta.

 

Here Comes The Sun: Roger patenta la pureza sobre este tapiz. Wimbledon, ahí donde triunfaron sus héroes, sembró la proeza, y logró su primer título, vuelve a pisar la huella de un gigante ancestral. Siete alfombrazos aspirando rivales y una sobredosis de victorias que encarnan cualquier record triunfal de Lennon. El maestro, de galera y bastón. Raonic, pionero del revelo generacional, vuelve a hacer eco en la llaga más reciente del suizo. Es tan nítida la herida, que hace temblar la empuñadora de quien sostiene este artículo. El morbo de saborear la venganza de Roger es descomunal.

 

 

Don’t let me down: Nole hace giros sobre esa montura. Su habilitad para superar escenarios es admirable. Cómo subvalorar al hombre que tumbo el mito del suizo en la hierva mágica. Nadie te tira la épica con tanta picardía como el serbio. Berdych tendrá que aguantarse la avalancha de 25 tandas en su lomo. Un marcado que el adn del serbio siempre olfatea con ambición en cada duelo. De dos gritos del checo, uno rebotó las paredes del All England Club, alcanzando la final de Wimbledon en 2010. Su victima en semifinales, su verdugo atroz. La ironía, protagonista de la previa.

 

Here, There and Everywhere: Sir Murray. El caballero de la angustia. Un jugador de local y otro de visitante. Uno cuando ataca y otro cuando defiende. En este campo, Andy se estimula, se envalentona y brota el espasmo de sus conquistas. Mañana, bajo esa armadura, recibe  las bombas de Sam Querrey. El norteamericano tumbo a Djokovic hace un año. No es ajeno a la situación. El peligro acechando el deseo. El mimo de la Catedral va a ser un factor fundamental si quieren evitar un nuevo Brexit.

 

All you need is BA Tennis 

 

Martín Callirgos, redactor y colaborador en BA Tennis  

 

Carpoleon89@gmail.com  

         

                                                                                              Lima, Perú, 2017