Stefanos Tsitsipas volvió a recurrir al método de utilizar uno de los toilet breaks después de perder el tercer set y ya empezó a ganarse enemigos en la tribuna.


VER HORARIOS DE LOS PARTIDOS DEL US OPEN 2021


“No entiendo los abucheos recibidos hoy”, fue la frase con la que Stefanos Tsitsipas respondió a la reacción de la gente del Arthur Ashe luego de un nuevo episodio de la polémica central del US Open.

El griego, N°3 en la preclasificación, consiguió una elaborada victoria sobre el francés Adrian Mannarino (44°) por 6-3, 6-4, 6-7 (4) y 6-0 en 2 horas y 41 minutos de partido, no sin antes ser abucheado por el público cuando se marchó a los vestuarios tardando más de seis minutos en volver a la cancha.

El que avisa no traiciona: como sucedió en su encuentro frente a Andy Murray, Tsitsipas volvió a aplicar la misma táctica; regresando totalmente renovado del baño y endosándole un 6-0 a su rival. Precisamente, el supuesto intercambio de mensajes con su padre Apostolos en el episodio ocurrido en la primera ronda contra el escocés alimentan las suspicacias alrededor de un jugador que supo imponer su prestigio por encima del ego en sus primeros años como profesional.

“Tras el tercer set me refresqué un poco. Ya sabes que me gusta hacerlo. Es bueno para mí estar menos sudoroso y sentirme fresco”, fue el justificativo que utilizó el número 3 del mundo en conferencia de prensa.

Mannarino, por su parte, no dudó ni un segundo en abordar el tema, haciendo énfasis en aplicar “overrule” a la regla para evitar caer en este tipo de situaciones: “Encuentro un poco antideportivo marcharte de la pista cuando las cosas van mal”, declaró para el diario L’Equipe.

Stefanos Tsitsipas es el primer hombre en registrar 50 victorias en el 2021.

Para contextualizar el pasado, vale la pena explicar la conexión que comparte el galo con Alexander Zverev, Nick Kyrgios y el escocés, que luego de que Tsitsipas se tomara un “breve descanso” en los momentos delicados de cada encuentro haya realizado un comeback resonante. El alemán fue tajante en su respuesta: “Está ocurriendo continuamente, en cada partido. No es normal”. Así mismo, el australiano hizo referencia al debate generado durante su encuentro ante Roberto Bautista Agut en primera ronda recriminándole al juez de silla irónicamente: “¿Así que tengo que volver al palco para secarme los brazos porque estoy sudando y recibo una infracción de tiempo, pero alguien puede ir al baño durante 20 minutos y no pasa nada? Explícamelo. No tiene ningún puto sentido”. Dos afirmaciones que bajan de los altares a “Tsitsifast” invitándolo a un ring donde las criticas de otros miembros del tour no tienen contemplaciones.

A pesar de haber revelado su enorme potencial; amoldándose muy bien a cada superficie y mostrándose como un contendiente por títulos de Grand Slam, el finalista de Roland Garros 2021 parece esconder una filosofía tanto dentro como fuera del circuito, y mientras que para su equipo podría ser algo trivial o insignificante, para otros resulta antideportivo.

Más allá de desatar una nueva polémica, el Rayo Griego metió 53 winners (32 errores no forzados) y conectó 27 aces durante el encuentro, para sellar su triunfo número 115 en superficies rápidas. En el siguiente turno lo espera el vendaval español, Carlos Alcaraz (55°).

Foto principal: US Open