El griego Stefanos Tsitsipas, que cayó ante el polaco Hubert Hurkacz en las semifinales del Miami Open, no cumplió con los protocolos de COVID-19 del torneo y escapó de la burbuja sanitaria, por lo que deberá pagar una multa de 7.500 dólares.

Según adelantaba Open Court, el padre y entrenador del número seis del mundo, Apostolos, también incumplió las normas. Si bien en la previa del evento disputado en el Hard Rock Stadium se informó que quien rompiera los protocolos sería eliminado del certamen, este no fue el caso. Tsitsipas jugó su partido ante Hurkacz y solo deberá desembolsar un dinero insignificante.

Deja un comentario