“Un equipo, un país, un sueño”. La frase que podía leerse en la bandera gigante que llevó el equipo argentino entero (no solo los jugadores y el capitán) en la vuelta de honor en la cancha de Tecnópolis luego de su inmensa victoria ante Brasil en la primera ronda de la Copa Davis.

En su debut en singles, Federico Delbonis dio el punto de la victoria para Argentina
En su debut en singles, Federico Delbonis dio el punto de la victoria para Argentina

La sensación de equipo estuvo muy presente durante toda la semana, por primera vez, desde hace muchos años. Se vio, y se escuchó, de parte de todos los integrantes: los que estuvieron y los que no pudieron estar. Los últimos también tuvieron su justo reconocimiento por parte de Charly Berlocq en la rueda de prensa: “Quiero dedicar el triunfo a Pico [Juan Mónaco], Zebolla [Horacio Zeballos], Machi [Máximo González] y a todos los chicos que no pudieron estar en esta serie”, dijo Berlocq.

La del equipo argentino fue una conferencia de prensa muy especial y muy poco convencional. No sólo estuvieron presentes los integrantes del equipo, sino todos los que fueron parte del triunfo: el cuerpo técnico, los entrenadores, etc. Los hombres de la sombra, muchos de ellos poco conocidos por la mayoría, pero cuyo trabajo es indispensable para los que están en la cancha. Ellos recibieron este reconocimiento que pocos reciben, como agradecimiento del inmenso trabajo que hicieron para que el triunfo se vuelva tangible y real. Fueron invitados a compartir la tribuna con los cinco que sí estuvieron en la cancha durante todo el fin de semana.

El equipo entero.

Y todos, sin excepción, tuvieron su parte en la victoria contra Brasil: desde Leo Mayer que ganó sus dos singles, incluso un partido histórico de 6h42 para llevar la serie a un punto decisivo, hasta Federico Delbonis que, en su primer partido de singles para Argentina, dio el triunfo tras vencer a Thomaz Bellucci 6-3, 3-6, 6-2, 7-5 en el quinto punto.

Ganar en equipo, festejar en equipo
Ganar en equipo, festejar en equipo

Charly Berlocq y Diego Schwartzman, a pesar de no haber ganado sus respectivos encuentros, también jugaron una parte importante en el triunfo argentino, alentando a sus compañeros con fuerza y sin parar a lo largo de toda la serie.

Lo mismo se puede decir de Juan Martín del Potro, de vuelta en el equipo, que atrasó su vuelo hacia Indian Wells para estar presente y apoyar a sus compañeros en este lunes decisivo. Delpo, que cantó, gritó, alentó, y celebró con todos luego del triunfo de Delbonis.

Fue un esfuerzo de equipo desde el arranque hasta el final, en una serie que cumplió con su promesa; una serie complicada, dura, que dio un sabor aún más dulce a un triunfo luchado para todos los argentinos: jugadores, cuerpo técnico, hinchas.

“Un equipo, un país, un sueño”, y sólo podemos desear que este sueño siga para el equipo argentino, en julio y de local, contra la Serbia de Novak Djokovic.

(Fotos: Atu Ruhle, Hans Ruhle/Hans Ruhle Fotografia)