Luego de eliminar a Del Potro, el canadiense no se conformó y fue por Nadal. 


Sin lugar a dudas, el partido que protagonizaron Rafa Nadal y Denis Shapovalov fue de lo mejor que se vio no solo en la jornada, sino hasta ahora en el certamen.

El condimento no era poca cosa: el número uno preclasificado contra el niño de la casa. Y final feliz en Montreal.

A base de palazos, el canadiense pudo llevarse el match. ¿Quién no va a querer cerrar un partido épico de esa forma?

Foto: Getty Images