La leyenda del tenis argentino tendrá su propio documental en Netflix.


Reed Hastings, CEO y cofundador de Netflix, confirmó durante su visita a la Argentina que producirán una película documental basada en la vida de Guillermo Vilas, dónde se contará la historia del deportista que durante muchos años reclamó sin éxito, la revisión de los rankings para ser reconocido número 1 del mundo.

Una de las grandes injusticias que aún persiste en el mundo del tenis, es el no reconocimiento de Vilas al tope del ranking mundial en la década del 70, algo que queda en evidencia con los resultados obtenidos por el marplatense, pero que la ATP no lo reconoce en los números.

El propio Guillermo inició allá por el año 2007 un pedido de revisión al ranking para que lo comparen con el sistema actual, y fue el periodista Eduardo Puppo quien continuó con el reclamo llegando a conclusiones contundentes luego de realizar una investigación durante más de 7 años. Presentó su estudio en el año 2013 con una solicitud para concederle de modo retroactivo el número 1 del ranking a Guillermo Vilas, y la respuesta de la ATP fue “no es posible reescribir la historia”.

A lo largo de los años se fueron sumando prestigiosas personalidades del tenis en defensa de tamaña injusticia, como por ejemplo Ion Tiriac quien dijera “la cosa más injusta que hay en el tenis es el ranking del ´77, el tipo ganó todo en el año y le terminan dando el número 1 a Connors, no hay cosa más injusta en este mundo”. También el sueco Mats Wilander se pronunció sobre el tema diciendo “debió haber sido número 1 del mundo en algún momento de su carrera”.

Para entender un poco más la esencia del reclamo, tengamos en cuenta que el ranking de la ATP nació en agosto de 1973, y que en aquellos años el ranking era el resultado de un coeficiente que surgía de dividir los puntos obtenidos sobre los torneos disputados. El ranking final de la ATP del año 1977 fue el siguiente:

Si comparamos la temporada 1977 entre Jimmy Connors y Guillermo Vilas a través de los resultados, el jugador argentino logró en el año un total de 16 títulos y un total de 136 partidos ganados, cifras que  representan récords históricos que no fueron superados a lo largo de 43 años, a pesar de que pasaron notables tenistas como McEnroe, Lendl, Sampras, Edberg, Becker, Agassi, Federer, Nadal o Djokovic…   en cambio Jimmy Connors obtuvo en dicho año la mitad de los títulos con 8 torneos ganados y unas 69 victorias. Agreguemos que Vilas además tiene el récord mundial de partidos ganados consecutivos con 46 victorias, también logrado durante el año 1977.

Es en vano seguir intentando demostrar algo que no deja lugar a dudas porque los resultados deportivos están a la vista de todos, lo que ocurre en ésta historia es que la ATP aplicaba en aquellos años un criterio absurdo para generar el ranking, además de tener enormes irregularidades que no pueden justificar. De lo contrario cómo se explica que le hayan computado 15 torneos totales en el año a Connors, cuando el americano según las propias estadísticas de la ATP, ganó 8 torneos, llegó a la final en 6, y en otros 6 torneos no llegó a semifinales (Perth, Boston, North Conway, Queens, Houston y Richmond), acaso la suma de torneos no estaría dando 20?

Eran los primeros días de enero del año 1978 y después de que Jimmy Connors disputara su primer partido en el Master en Nueva York, un periodista sueco le pregunta al tenista “¿Quién crees que debería ser el número uno del año que terminó?” y la respuesta de Jimbo fue clara y contundente: “Bueno, hay dos formas de verlo … quién es el número uno del mundo y quién es el mejor jugador. Si me preguntas quién es el número uno, es Guillermo Vilas. Si me preguntas quién es el mejor jugador, soy yo”.  Si Jimmy Connors lo dice…

Por Juan Pedro Villemur