El Abierto de Australia se disputará sin público hasta el miércoles dado que el Gobierno del Estado de Victoria, donde se encuentra Melbourne Park, informó 13 casos nuevos de COVID-19 por lo que toda la zona permanecerá en cuarentena estricta a partir del sábado y durante los próximos cinco días.

Cabe mencionar que el primer Grand Slam del año no corre ningún riesgo de cancelación, más allá de que los contagiados provengan de la cepa británica, la más contagiosa. Obviamente, sólo podrán moverse del hotel al club y viceversa. Se verá, con el correr de las horas, qué sucederá desde el miércoles en adelante.

No hay que dejar de lado que los espectadores le aportaban un condimento extra al torneo, y el aforo estaba aumentando cada vez más:

Día 1: lunes 8 de febrero – 17.922

Día 2: martes 9 de febrero – 17.381

Día 3: miércoles 10 de febrero – 19.900

Día 4: jueves 11 de febrero – 21.010