El tenista de 23 años avanzó a la final del ATP 500 de Viena luego del retiro del sudafricano Kevin Anderson.


Nacido en la capital de Rusia, Andrey Rublev logró consolidarse como una de las mejores raquetas dentro del circuito y por si alguna duda queda de esto, sus resultados a lo largo de esta temporada lo avalan por completo.

Gracias a una increíble racha de 16 victorias en sus últimos 17 partidos, donde cosechó los títulos de Hamburgo, San Petersburgo, el ruso ingresó al top ten y ya se ubica como el octavo mejor jugador del mundo y además, se encuentra con un pie adentro del Masters de Londres.

Sin achicarse cualquiera sea el rival, Rublev buscará con la final de mañana en convertirse en el tenista con más títulos en el año, puesto que hoy comparte con Djokovic ya que ambos lograron 4 campeonatos a lo largo de esta temporada atípica.

Sumado a todas sus cualidades dentro de la cancha, una de las características principales del ruso es su búsqueda constante de mejorar en todos sus golpes, movimientos, alimentación y tácticas para plasmar durante un partido.

Frente a una pregunta en su última conferencia de prensa en el torneo de Viena, Rublev comentó que a pesar de ser uno de los jugadores con más partidos disputados en toda la temporada su físico no le juega una mala pasada y todo eso también es gracias a todo el equipo que lleva por detrás.