El polémico jugador francés, que tuvo un escandaloso paso por la última gira sudamericana, cayó derrotado en su debut de Acapulco y dejo, nuevamente, una mala imagen.


Benoit Paire, número 31 del mundo, es el claro ejemplo de un jugador desmotivado que compite por el solo hecho de sumar dinero en su cuenta bancaria. En la jornada de ayer se despidió rápidamente del ATP 500 de Acapulco, cayendo frente a Stefanos Tsitsipas en poco más de una hora de juego.

Su actuación de anoche no fue muy distinta a la imagen que mostró en sus presentaciones en Santiago de Chile y Buenos Aires. Parece que el francés rechaza en todo momento la idea de pelear por la victoria.

Sobre este tema, el galo se refirió en el post partido: “Perdí en la primera ronda, pero mucho mejor; podré salir de la burbuja con bastante rapidez y disfrutar unos días antes de Miami. El tenis no es mi prioridad por el momento. Salir de la burbuja es el único gol que tengo en todos los torneos”.

A su vez Paire incrementó la polémica dejando en claro que a pesar de que pierda, él siempre gana dinero: “Llego, tomo algo de dinero y me voy al próximo torneo: hago mi trabajo. Si ganas un ATP 250, solo te embolsas US$ 30.000. Me llevé 10.000 cada vez que perdí. ¿Por qué me voy a poner como loco por ganar apenas un poco más?”.

Recordemos que semanas atrás, cuando cayó derrotado en el Argentina Open, realizó un posteo mostrando todo el dinero que obtuvo a lo largo de su carrera.

Luego de la última edición del ATP 250 de Buenos Aires, el francés recaló en Santiago de Chile y, tras su rápida eliminación, redacto un texto en sus redes sociales recalcando su desconformidad con la actualidad del circuito: “Tener que quedarme en el hotel, o en el club de tenis, con prohibición de salir bajo amenaza de exclusión y multa… ¿Dónde está el placer de viajar? Para mí jugar al tenis se transformó en un oficio sin sabor. Me falta tiempo para adaptarme a este pseudo-circuito ATP, pero voy a hacer los esfuerzos para volver a encontrar el gusto de jugar al tenis. Después de mucho pensarlo, voy a ir a jugar Acapulco y Miami. Mi objetivo será encontrar la sonrisa en la cancha, y que me encanta pegarle a la pelota. Ganar o perder, me da lo mismo”.