Novak Djokovic corre con ventaja en partidos largos y la Next Gen deberá cruzar esa última barrera generacional.


VER HORARIOS DEL US OPEN 2021


En vísperas al comienzo del US Open y en plena disputa de la clasificación, la previa se tiñe de suposiciones y puntos de vista distintos sobre lo que podría ser o no, una consagración de Novak Djokovic que lo lleve a completar el Grand Slam en la temporada y sumar valiosos puntos en la carrera por el GOAT. Sabida es la superioridad del serbio en la antesala del torneo, pero es justamente el tipo de certamen el que va a ser un objeto a analizar al momento de saber si algún jugador, sea de la Next Gen o no, pueda arrebatarle la corona a Nole.

Stefanos Tsitsipas tuvo en jaque a Djokovic en la final de Roland Garros 2021 pero terminó cayendo en cinco sets. (Foto: Tennis Word)

El factor de los cinco sets es de los más trascendentales a la hora de vaticinar posibles desenlaces. Con Djokovic imbatible en Grand Slam en 2021, la estadística lo acompaña al momento de hablar de partidos largos. El último recuerdo de una remontada del N°1 del mundo fue en la final de Roland Garros ante Stefanos Tsitsipas. También en París, el joven italiano Lorenzo Musetti llegó a estar arriba 2-0 en mangas ante el serbio en octavos de final. El denominador común de estos partidos largos es justamente ese aspecto. Son encuentros extensos en donde se juegan más de un partido, e incluso hasta más de dos en ciertas ocasiones. La sensación de estar con ventaja considerable sobre Djokovic como lo estuvieron Tsitsipas y Musetti la han tenido muy pocos, y muy pocos han podido pasar esa barrera que implica cerrar un partido en el tercer set ante Novak en Majors.

La jerarquía, la presencia y la experiencia del balcánico hacen lo suyo, incluyendo su propio juego y el nivel de su rival en situación de presión, claro. En el ADN de Djokovic ya hay batallas ante Roger Federer, Rafa Nadal, Andy Murray y otro más que se han estirado hasta el set definitivo en los Grand Slams. Esa estirpe ganadora (o estirpe al fin), se torna de vital importancia ante jugadores que han experimentado esa sensación en muy contadas veces. Sin Roger y Rafa, y sumada la baja del último campeón Dominic Thiem, ningún otro está a la altura de las vivencias del serbio en este tipo de torneos.

Alexander Zverev protagonizó una de las victorias más resonantes de la Next Gen en los Juegos Olímpicos de Tokio al privar a Djokovic del Golden Slam. (Foto: El Comercio)

Por actualidad, Alexander Zverev es el claro favorito a arruinarle los planes. Daniil Medvedev y Stefanos Tsitsipas le siguen en la carrera hacia el título en Flushing Meadows, además de alguna posible sorpresa. Pero la Next Gen todavía no logró dar ese sarpazo en torneos de esta envergadura. Esa es, al fin y al cabo, la última barrera generacional que deberán sortear los más jóvenes para comenzar a ponerle fin a la Era del Big Three.

Un partido consagratorio, lidiando con la presión al límite, a estadio “lleno”, con todo para ganar, pero también con todo por perder, en un torneo de Grand Slam y ante el N°1 del mundo, haciéndole añicos su chance de poker completo en los torneos grandes 2021. Cualquier aspirante a tomar el mando en un futuro sin Federer y Nadal, con Nole también camino a sus últimas temporadas, debe sortear estos obstáculos, es inevitable. Con Djokovic como el único con presencia confirmada de la Vieja Guardia en Nueva York y a simple vista, con el camino allanado, la Nueva Generación enfrenta quizás el torneo ideal para de una vez por todas, lograr el impacto en el circuito.

Foto principal: EuroSport