El actual número uno del mundo consiguió una victoria frente a Taylor Fritz luego de una batalla histórica para el serbio por su condición física.


Previo al partido, en los papeles, parecía ser un encuentro de tercera ronda en el cual Novak Djokovic no sufriría demasiados inconvenientes para avanzar de ronda. Pero lo lindo del deporte es esto, las cosas no salieron como se preveía y, a pesar de sus complicaciones físicas, Nole ganó luego de 5 luchados sets.

Durante más de un tramo del partido se vio al serbio resentido en la zona abdominal pareciendo que iba a concluir su match antes de lo pensado. Al terminar el encuentro, Djokovic declaró: “Sé que es un tirón muscular, no hay dudas de eso. No sé si me podré recuperar”.

Al avanzar de ronda, Nole obtuvo su 17tma victoria consecutiva en el Abierto de Australia y le tocará enfrentarse en la siguiente ronda al canadiense Milos Raonic.

Cuando transcurría el final del cuarto set, el número uno del mundo comenzó a sentirse mejor y eso lo llevo a lograr un triunfo que confesó ser muy especial para él; “Fue una de las victorias más importantes de toda mi vida”.