El joven de 18 años, campeón de Roland Garros junior 2020, derrotó a Marin Cilic por 7-6, 6-1 y consiguió, en Ginebra, su primer triunfo ATP. 


Tener a dos fenómenos como Roger Federer y Stan Wawrinka, que entre los dos acumulan 23 Grand Slams, podría haber sido un arma de doble filo para la Federación suiza. Sin embargo no se quedó disfrutando de ese fabuloso pasaje, sino que fortaleció las bases. Es un caso de ejemplo porque, a pesar de contar con dos cracks en activo, augura otro gran período de buen tenis. El comandante es Stricker.

Nació en 2002 en Münsingen, y su juego es puro glamour. Es zurdo, tiene un saque muy potente. Con la derecha puede acelerar hasta donde necesite, pero el punto más destacable es que la coloca en donde se le antoja; profunda o angulada. Puede variar efectos y velocidades. Tiene mucha “mano” para cambiar de ritmo y sencillez para modificar la dirección de la pelota.

Las promesas del circuito no llegan a las grandes ligas solo con buen tenis. Facilitarles oportunidades para crecer, disputando torneos de jerarquía, es vital para el crecimiento y Stricker sabe de ello: se consagró campeón del Challanger de Lugano (in-door hard), en apenas su segunda participación en eventos de esa categoría. Dicho puntapié -y a la postre coronación- son la base de su ranking a día de hoy, 376°. No obstante, podría avanzar mucho si gana algún partido más en el ATP de Ginebra.

  • Federer como referente

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Dominic Stricker (@domistricker)

Parece una obviedad aclarar que el ídolo de este talentoso suizo es Su Majestad, uno de los mejores de la historia. Sin embargo, más allá de eso, Federer lo tiene más que en cuenta y le presta mucha atención. Es por ello que lo invitó, junto a Leandro Riedi (a quien derrotó 10 meses más tarde en la final juvenil de RG) y Jeffrey Von Der Schulenburg a pasar un mes de entrenamientos en Dubai a principios de 2020. En ese período, el ex número uno del mundo le sugirió algunas cuestiones: “Roger me aconsejó que debía mejorar mi saque y eso es lo que estuve haciendo. Ahora creo que mi servicio es muy bueno. Me ayudó mucho en ese aspecto”, confesó Stricker, que cumplirá 19 años en agosto.

 

 

Dominic Stephan Stricker tiene todas las condiciones para convertirse en uno de los grandes protagonistas del circuito en los próximos años. El techo está realmente alto y todo dependerá de sí mismo.

Fotos: Geneva Open y Tenis Suizo