La británica volvió al triunfo luego de un fugaz paso por Indian Wells.


En apenas su segundo torneo después de sorprender al mundo ganando el US Open de manera inédita, Emma Raducanu por fin pudo conseguir su primer triunfo en el circuito mundial femenino. A sabiendas de que los Grand Slams son propiedad de la ITF, la británica, quien encadenó 10 victorias en Nueva York desde la qualy hasta conseguir la corona con tan solo 18 años, ganó en su debut en el WTA 250 de Transilvania, Rumania, ante la eslovena Polona Hercog por 4-6, 7-4 y 6-1.

Foto principal: WTA