Tomás Etcheverry regresó a los courts y sigue en el más alto nivel para encarar el final de la temporada.


Para Tomás Etcheverry lo peor quedó atrás. Luego de su periplo por Europa, donde entre otras cosas esruvo detenido en Alemania, el platense regresó a la competencia y en casa, en el Challenger de Buenos Aires. Y a oesar de haber quedado eliminado ante el brasileño Thiago Monteiro, primer preclasificado del certamen porteño, Tomy se fue contento con su retorno al tour y el nivel mostrado:

Pensé que me iba a costar más volver al alto nivel, más que nada desde lo mental. Es complicado después de estar tanto tiempo parado. Con mi equipo decidimos arrancar en Buenos Aires porque era motivador jugar con toda la gente y era una buena manera de ver como venía después del parate de 5 semanas que tuve”.

Retu, como lo conocen sus íntimos, hace hincapié también en la sensación que le produce jugar en Argentina, algo que siempre le costó:

“Era algo que no disfrutaba porque sentía mucha presión por el hecho sentir que debía rendir, pero esta semana lo disfruté muchísimo. Quizás hubo un cambio en mí y me pude adaptar a este escenario. Lo hablé con mis psicólogos. Sentí mucha alegría de ver a toda la gente que me apoya en la cancha. Ojalá que haya pronto otro torneo en Argentina, porque cuando estamos en Europa estamos solos y a veces se hace duro“.

Por último, Tomy ya tiene en mente el armado del calendario, con la clasificación al Abierto de Australia y lo complejo que es definirlo:

“Es muy difícil terminar de armar el calendario de acá a fin de año porque nos vamos enterando que torneos hay casi 1 mes y medio antes que arranquen. La programación de la qualy de Australia en diciembre fue media rara para todos y no me la esperaba, pero hay que valorar que en esta situación de pandemia se puedan hacer torneos porque es nuestro trabajo y podemos jugar“.

Foto principal: Legión Sudamericana