El argentino no corrió con las mejores de las suertes en su debut en el Masters de Miami y cayó derrotado con el ex campeón del Us Open, Marin Cilic por 3-6, 6-2 y 4-6.


A sus 29 años de edad, Federico Coria hizo su debut en el Masters de Miami y, a pesar de la derrota, el rosarino se lleva la mejor de las experiencias en su haber. Tras casi dos horas de encuentro y cientos de metros recorridos dentro de la pista, Fede se enfrentó a los medios y dejo varios títulos.

 

Fede nunca olvida lo mucho que le sirve poder viajar con su novia: “Me ayuda muchísimo mi novia. Me cambió la vida, y se nota en mi carrera. Ella sabe de mis dudas, miedos falta de confianza en mí mismo y tanto ella como el Gringo Schneiter me ayudan en la parte mental (con mi psícologo). Siempre estoy con una lucha interna de creérmela o no creérmela. No confío mucho en mí, me cuesta”.

En su primer experiencia en Miami, Fefo recalca como lo disfruta; “Este es un torneo hermoso que disfruto en todo momento. Fuera de la cancha soy como un niño. Así lo vivo. Me encanta estar fuera de la cancha hinchar las bolas con Diego por ahí“.

 

A pesar de todo lo lindo, también el rosarino se sinceró y contó más detalles: “Adentro de la cancha creo que nadie disfruta. Estoy jugando con Cilic y adentro de la cancha la pasas como el culo. Te tensionas. Estas arriba, después abajo, y yo me terminó volviendo loco. Pero ya esto (señala al micrófono que dice Masters 1000 de Miami) me vuelve loco porque yo a todo esto lo veía muy lejano”.