Un partido digno de cuarta ronda de Wimbledon fue el que disputaron Sebastian Korda y Karen Khachanov en la búsqueda de alcanzar los Cuartos de Final del torneo.


Casi 4 horas de batalla se necesitaron para conocer quién de estos dos tenistas se llevaría el pase a los cuartos de final, tras un quinto set que se definió por 10 a 8 para alegría y felicidad del ruso Karen Khachanov.

El dato curioso trata de que ninguno de los dos jugadores tuvo una gran jornada en sus juegos de servicio, pero sí a la hora de la devolver: tan solo en el último set se concretaron un total de 13 quiebres, rompiendo así el récord de mayor cantidad de rompimientos en un mismo parcial en toda la historia del torneo. Cabe destacar que Wimbledon comenzó a realizar esta estadística desde la edición 1977.

Contando desde el principio del partido, Khachanov obtuvo 10 quiebres en 15 oportunidades, mientras que el joven estadounidense logró concretar 9 de 17 chances.